La Jornada de Oriente (digital)
2019/06/25 | 08:36
Cuitlatlán 
Hay evidencia de que Gerencia del Centro Histórico tiene relación con empresarios que buscan apropiarse del Barrio del Alto
Fermín Alejandro García


Un tema que sigue siendo muy incomodo para el ayuntamiento de Puebla es el supuesto proyecto inmobiliario que, con capital español y chino, pretende convertir al Barrio de El Alto en zona turística y de vivienda de alta plusvalía, en detrimento de sus actuales moradores. Una prueba de ello, es que por un lado Lilia Antonia Martínez y Torres, la titular de la Gerencia del Centro Histórico, dice no tener ninguna relación con el Grupo Affinitas –que presuntamente es el promotor de dicho desarrollo urbano– y por otro lado, han aparecido documentos en los cuales dicha sociedad financiera es invitada oficialmente para que participe en el comité técnico del programa de infraestructura, movilidad y limpieza del área céntrica de la capital.

En esta columna el pasado 21 de mayo se dio a conocer que, en abril de este año, se habría hecho una presentación oficial a las autoridades municipales del proyecto inmobiliarios del Grupo Affinitas que consiste en la compra de 11 casonas de la zona de El Alto y en convertir el tradicional mercado en un sitio de franquicias. El propósito central, dicen los enterados, es sacar a los actuales moradores y comerciantes de dichos edificios, para dar paso a la restauración y posterior venta privada de esos espacios.

La reacción del ayuntamiento fue negar que se esté avalando ese proyecto, del que se dijo, no se conoce desde el punto de vista técnico.

En esa lógica de negación, Lilia Martínez y Torres, la gerente del Centro Histórico, en una entrevista reciente dijo que la presencia del Grupo Affinitas se reduce al arreglo de la pintura de la fachada de tres casonas. Es decir, a un trabajo que no representa ningún impacto relevante para el desarrollo urbano de la ciudad de Puebla.

“Se dicen muchas cosas, en realidad han solicitado –los del Grupo Affinitas– a gerencia tres casonas para obra pública: pintura en fachadas y cumplieron los requisitos solamente de tres casas, de los demás no puedo decir porque ha gerencia no ha ingreso –algún proyecto– “ (sic), dijo la funcionaria a Reto Diario.

Según sus palabras entonces no hay una relación relevante con Grupo Affinitas. Sin embargo, un documento oficial desmiente a la titular de la Gerencia del Centro Histórico.

Según el oficio SDUS/GCHyPC/440/2019 el pasado 29 de mayo se convocó oficialmente a Daniel Lozano Aguilar, representante del Grupo Affinitas, a participar en la Octava Sesión Ordinaria del Comité Técnico del Centro Histórico y Patrimonio Culturas, la cual se efectuó el 11 de junio, a las 9 horas, en la sala de juntas de la propia Gerencia del Centro Histórico, ubicada en la 3 Sur 1508.

Ahí se analizó y validó –de acuerdo al documento firmado por la propia Lilia Martínez y Torres– el Plan Integral del Centro Histórico, en sus programas de infraestructura, movilidad, limpieza, y desarrollo urbano y sustentabilidad. Es decir, no fue un encuentro menor.

Frente a esa invitación surge una pregunta básica: ¿a una empresa que solo está encargada de pintar las fachadas de tres casas se le debe involucrar en la toma de decisiones de todo un plan integral para el Centro Histórico?

Queda claro que no es así. Si al Grupo Affinitas se le involucró en esa sesión plenaria de la Gerencia del Centro Histórico no quiere decir que su presencia en Puebla sea para algo nimio.

Ello plantea otro tres preguntas: ¿Por qué las autoridades municipales de Puebla se hacen tantas bolas con este tema del Grupo Affinitas y el aparente proyecto inmobiliario del Barrio del Alto?

¿Por qué Lilia Martínez niega una relación importante con el Grupo Affinitas y al mismo tiempo llama a sus directivos a una sesión tan importante de la Gerencia del Centro Histórico? ¿Será entonces cierto que algunos funcionarios quieren ser parte beneficiaria de ese proyecto inmobiliario?

El tiempo contestará esas preguntas.

Link Original