La Jornada de Oriente

2019/06/25 | Página 04
Editorial
La impunidad de verificentros

Ayer, en la colonia Bella Vista de la capital poblana, los vecinos padecieron una de las consecuencias del despojo perpetrado por Rafael Moreno Valle Rosas a los propietarios originales de centros de verificación, con el propósito de beneficiar a empresarios que le eran incondicionales.

En efecto, el servicio que se brindaba antes del morenovallismo en cuanto a la prueba de emisión de gases contaminantes por parte de automotores era eficiente y ahora es pésimo, porque ni siquiera sirve para controlar o al menos disminuir la polución.

El servicio de verificentros se redujo drásticamente, se ha encarecido y ahora son menos los automóviles sometidos al examen.

Por si fuera poco, los propietarios actuales de varios verificentros se han apropiado de la vía pública impunemente, gracias a la complacencia o abierta complicidad de las autoridades.

Resulta contradictorio que mientras para abrir un negocio se exige que el local tenga disponibilidad suficiente para estacionamiento, a los verificentros se les permita usar la calle como aparcadero, con el consecuente perjuicio no solo para los automovilistas que circulan por esas rúas, sino para los vecinos.

Se trata pues, de un sistema de privilegios e impunidad que, además de todo lo señalado, genera más contaminación.