Milenio Puebla

2019/06/25 | Página 01,08
Huachicoleros atacan a militares y evitan revisión de depósitos de gas
Agresión. Los agentes arribaron a la colonia La Purísima, una de las más inseguras debido a la presencia de bandas dedicadas al robo de combustible en la región, donde fueron recibidos a pedradas

Andrés Sánchez

Elementos del Ejército Mexicano fueron agredidos a pedradas por sujetos que nos les permitieron revisar la legalidad de depósitos y encierros de gas LP, en el municipio de San Martín Texmelucan.

Los agentes federales arribaron la mañana del lunes a la colonia La Purísima, una de las más inseguras debido a la presencia de diversas bandas dedicadas al robo de combustible en la región.

Cuando pretendían revisar los predios de venta y distribución de gas LP para comprobar que no fuera robado, sujetos los empezaron a agredir verbalmente y les lanzaron piedras para que se retiraran.

Por lo anterior, sobre la calle Independencia, a la altura del panteón, los militares se replegaron y lanzaron gas lacrimógeno para dispersar a los sujetos que terminaron por huir a pie.

Los elementos del Ejército Mexicano, quienes resultaron ilesos, reportaron la agresión a la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena), quien hasta el cierre de esta edición no había dado información oficial.

La colonia donde ocurrió la agresión ha registrado un alto índice de inseguridad en los últimos meses que, incluso, ha sido escenario del hallazgo de cuerpos con impactos de bala, los cuales son atribuidos al crimen organizado.

Aunque han intervenido en diversas ocasiones para ayudar a las autoridades municipales, las corporaciones de seguridad estatales y federales no han logrado disminuir la incidencia delictiva.

Cabe destacar que esta no es la primera vez que personas agreden a militares en Puebla, pues el pasado 13 de diciembre de 2018 también lo hicieron, pero en el municipio de Tepeaca, que pertenece a la región del “triángulo rojo”.

Como Milenio PUEBLA lo documentó, los hechos ocurrieron en la junta auxiliar San José Carpinteros, donde la gente también dañó tres vehículos oficiales.

De acuerdo con los reportes, ese día el personal castrense recibió el reporte de que uno de los ductos de Petróleos Mexicanos (Pemex) presentaba baja presión.

Por lo anterior, se trasladaron al lugar a bordo de varias unidades oficiales, en formación de convoy para irse siguiendo el paso durante su recorrido.

A su llegada, localizaron una pipa con rótulos de la empresa Novagas, con placas CB 94507, que presuntamente estaba conectada de manera ilegal para extraer gas LP, por lo que la aseguraron.

Mientras los militares resguardaban el perímetro, un grupo de pobladores empezó a agredirlos con palos y piedras, lo cual se podía observar en un video que circuló en redes sociales.

No obstante, los agentes federales no respondieron el ataque e intentaron entablar un diálogo con los agresores, quienes en repetidas ocasiones golpearon los vehículos militares.

Tras la agresión, las personas se retiraron sin ser detenidas por el personal del Ejército Mexicano, quien se mantuvo en la zona hasta que se llevaron la pipa.

Los constantes operativos policíacos para combatir dicho delito ocasiona que los pobladores, entre ellos algunos delincuentes, agredan a las autoridades