El Heraldo de Puebla

2019/06/25 | Página 01,03
Reflexiones
¿Se alquila a intereses de Enrique Cárdenas?
Miguel Ángel García Muñoz

¿En qué momento perdió el rumbo Ana Teresa Aranda Orozco?

Hoy, pareciera que sus intereses se enfocan en el signo de pesos.

En 2016 quiso sacar provecho del escándalo de la Fundación Jenkins que dejó la desaparición de 720 millones de dólares, pero le falló, pues fue desaprobada su intromisión para liderar una campaña contra Rafael Moreno Valle a cambio de dinero. Fue rechazada su petición, atestiguando un puñado de personas, siendo el principal el Abogado Carlos Serna, quien indignado dijo que no soltaría un centavo al oportunismo.

Ana Teresa, junto con su amigo el entonces Presidente del COE, Francisco Romero Serrano, quien era partícipe, abandonaron contrariados una de las salas de juntas del antiguo Mesón del Ángel, ahora Crown Plaza.

Se les había caído el… ¿Cómo llamarle?... ¿Negocio, oportunidad o chantaje?

¿Sucede lo mismo con el farsante Enrique Cárdenas Sánchez?

¿Está pagando el candidato fallido del PAN a la guanajuatense para seguir golpeando a Miguel Barbosa, al Presidente López Obrador y a MORENA, luego de la tunda que recibió en las urnas el pasado 2 de junio?

Bueno, aunque Ana Teresa ya no es panista por haber renunciado a su militancia, dice que aportará su granito de arena para defender a ese Partido. Con razón concede entrevistas a periódicos nacionales, no sé si pagando espacios con dinero ajeno, porque figura política dejó de ser desde hace mucho.

HAGAMOS HISTORIA:

Conocí a Ana Teresa Aranda Orozco como una mujer combativa, de convicciones, defensora a ultranza del PAN. Eran los tiempos de poder de Mariano Piña Olaya.

Vi su lucha por ganar el municipio de Huejotzingo en los Tribunales durante el gobierno de Manuel Bartlett Díaz, atándose con cadenas en el Congreso local y encabezando la resistencia civil que ganó credibilidad.

Armó su ejército de las “Damas de las Cacerolas” que fraguaban marchas y protestas contra los gobiernos priistas.

Su ascenso político se dio por su conocida cercanía al llamado “Jefe” Diego Fernández de Cevallos, valiéndole su incorporación a la Secretaría de Desarrollo Social durante la gestión de Vicente Fox y 6 años después como Subsecretaria de Asuntos Religiosos en la era de Felipe Calderón Hinojosa.

No fue menor su fracaso electoral buscando la gubernatura de Puebla y luego un escaño en el Senado.

Su estrella empezó a languidecer renunciando al Partido Acción Nacional al arribar las huestes de Rafael Moreno Valle. Todo indica que ideó la estrategia de alquilarse al mejor postor al no dar resultado su pretensión de acomodarse en el equipo del nieto del General, optando por explotar sus conocimientos de los entramados políticos y el haber conquistado fama entre los nuevos “gallones” del blanquiazul que han buscado gobernar el Estado o la capital, ofertando sus servicios para reventar campañas de los rivales.

Mire usted: Corría 2016 y se jugaba el mini gobierno de un año 8 meses. Blanca Alcalá Ruiz era la candidata del PRI, terminando por convertirse en comparsa de quien sería el ganador: Antonio Gali Fayad, cómplice en muchos negocios de Moreno Valle.

Eran los días de campaña y de forma paralela explotó el escándalo de la Fundación Jenkins, que misteriosamente se quedó sin 720 millones de dólares y sin oficinas, afirmándose que se debió a la injerencia del Gobernador Rafael Moreno Valle en beneficio de Elodia Sofía de Landa Irízar, Guillermo Jenkins Anstead y Roberto Jenkins, creando la fantasmagórica “Fundación Bienestar de la Filantropía”. Así fue el señalamiento de Guillermo Jenkins de Landa.

Ha sido “la mayor defraudación filantrópica en la historia” que dio seguimiento puntual El Heraldo de Puebla y la revista Proceso, retomando el caso otros medios nacionales y locales. La amistad de Roberto Jenkins con Moreno Valle sirvió para dejar en la orfandad financiera a la Universidad de las Américas Puebla.

Involucrados hay muchos.

El caso no está cerrado y los millones andan volando en cuentas bancarias de paraísos fiscales. ¿Quiénes son los beneficiarios o prestanombres como en tantos negocios e inversiones que dejó pendientes el ex Gobernador?

Los Abogados de Guillermo Jenkins de Landa convocaban a ruedas de prensa en Puebla para dar a conocer detalles, siendo desdeñados por la mayoría de medios que estaban bajo las órdenes morenovallistas. Esto fue aprovechado por Ana Teresa Aranday Francisco Romero Serrano, solicitando una entrevista con el defensor Carlos Serna, lo que se convirtió en un desayuno privado entre 5 personas.

Todo pareció ir bien, hasta que Ana Teresa y Francisco pidieron 5 millones de pesos por manejar el tema Jenkins que debilitara la campaña de Antonio Gali y evidenciara el abuso de Rafael Moreno Valle y sus socios.

Carlos Serna rechazó tajante la petición de ambos.

Ignoro si desde antes o en ese momento empezó la nueva forma de hacer política de Ana Teresa Aranda.

Triste ocaso.