Reforma (digital)

2019/06/25 | 05:56
Templo Mayor 
°
F. Bartolomé


EN SU gustada telenovela "Sale más caro el ganso que las albóndigas", hoy presentamos el capítulo "Querida reviví a los distribuidores de medicinas".

LA BUENA NOTICIA es que el gobierno federal terminó por aceptar que se estaba metiendo en un problemón al pretender distribuir, por sí mismo, 2 mil 400 millones de piezas (medicinas y material de curación) en más de 2 mil unidades de salud en todo el país. Al parecer ya descubrieron que nomás no pueden.

LA MALA NOTICIA es que lo que antes se resolvía con una sola licitación ahora se hará con seis (una de fármacos y cinco de distribución). Y no sólo eso: ¿se acuerdan de las malévolas empresas distribuidoras que fueron vetadas desde Palacio Nacional? Bueno, pues esas también podrán participar.

AHORA nada más falta que Raquel Buenrostro, la oficial mayor de Hacienda, logre echar a andar de nuevo el sistema Compranet, pues el tiempo apremia y el riesgo de desabasto de medicinas sigue latente.

POR INCREÍBLE que parezca, en Jalisco las mujeres que sean víctimas de violencia sexual o familiar... ¡no tienen derecho a ser atendidas! O, bueno, en realidad sí tienen derecho, pero no tienen posibilidad de hacerlo válido.

RESULTA QUE el Congreso jalisciense le está dando largas y largas a una iniciativa para aplicar a nivel local la NOM 046, que se refiere precisamente a los protocolos de detección, atención médica y orientación a las víctimas. La diputada local priista Mariana Fernández es la única que ha levantado esta bandera.

PERO en lugar de conseguir la solidaridad de sus compañeros legisladores lo que obtuvo fue que Óscar Arturo Herrera, un diputado del PT, le expresara con fastidio: "¿Otra vez con eso?". Alguien debería recordarle al petista que los machos tapatíos son para las películas, no para legislar derechos.

CUENTAN que el gobernador Jaime Rodríguez está negociando con el gobierno federal para crear en Nuevo León una "ciudad santuario" que reciba a los miles de migrantes que se quedarán varados de este lado de la frontera.

EL PROYECTO es ubicar a migrantes que buscan asilo en Estados Unidos en el municipio fronterizo de Colombia, en algo que podría llamarse "Ciudad T-MEC". Ojalá que lo de "santuario" no sea un eufemismo para "campo de concentración".

QUE ALGUIEN despierte a Román Meyer, pues los constructores de viviendas dicen que ya se tardó mucho en sacar las reglas de operación. Si ya de por sí la venta se desplomó casi 30 por ciento en lo que va del año, la falta de lineamientos por parte del titular de Sedatu está provocando cuarteaduras en ese sector.

Link Original